Este blog nació en su momento con intención de conformar un cúmulo de ideas, quizás un desahogo, quizás una arquitectura.

Dado su condición no se contestan los comentarios aunque si se agradecen, del mismo modo que se agradece a todos aquellos que siguen de una manera u otra las entradas. Si alguien está interesado en pornerse en contacto conmigo más allá de un comentario puede hacerlo a través de la siguiente direccion de correo electrónico: durangarciapedro@gmail.com



jueves, 29 de diciembre de 2016

Estoy publicando como Pedro García, quizás sigo vivo

Cada tarde lo mismo  aparejar la burra y dejar que sus pasos llegaran hasta la fuente de la encinilla, donde mansas, las vacas esperaban y abrir la cancela y retornar los mismo pasos. Miguel lo decía, es más fácil llevar allá los cántaros  pero su padre no que había que traerlas.

martes, 6 de diciembre de 2016

Nunca olvidó a su hermana.

Vacilo a la hora de escoger una gambusia para los ajolotes, sin embargo no con los tenebrios.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Aquella noche jacinto, cubierto por la rabia, mató a aquella vaca. Su padre casi acaba con él.

Jacinto mira a un lado y a otro, nunca le gustó el campo, nunca se acostumbró a él, por eso aceptó el trabajo en el matadero, era forma de escapar de él, de acabar con él. siempre fue un niño atosigado por el ganado, era su venganza.
Hoy Biberkopf ha encontrado una pelota en la Manjoya. Se detuvo en el paseo que promedia las dos carreteras y allí se la lancé una y otra vez. Ya no es cachorro, ya es viejo y aunque corre animoso detrás de ella, cuando la alcanza se tumba y espera a que llegue por ella. El juego con los años han cambiado. Lanzo la pelota. el perro va detrás de ella y yo voy detrás de él.